Eleazar Díaz Rangel-UN|

A propósito de “Se cierra el cerco”, que publiqué el domingo pasado, varias personas me han preguntado si yo creo en una posible intervención militar de los Estados Unidos a nuestro país. Y desde ya debo responderles que no creo en esa eventual intervención militar estadounidense.

Además de los conflictos fuera de sus fronteras en los que está metido (Siria, Corea del Norte, Afganistán, Irán), relaciones tensas con Rusia e impronosticables con China, ¿es necesario agregar a ese cuadro uno en América Latina?

Habrán leído que el jefe del Comando Sur, en su informe ante la Comisión de Asuntos Militares del Senado, no habló de una posible intervención militar de EEUU en Venezuela, pero sí de una acción regional.

El Pentágono conoce mejor que nadie la capacidad defensiva de Venezuela, su reforzado poder antiaéreo, pueden prever los límites de la unidad cívico-militar, y saben que más importante que la declaración pública de apoyo del Alba, más significativos, son los acuerdos secretos de esa reunión. Hasta han examinado la precaria ayuda que pudieran recibir de los ultrarradicales opositores.

Con tales informaciones han examinado hace tiempo, (estudios renovados regularmente), cuáles serían los resultados de una eventual intervención, y, en lugar de hacerlo ellos, han optado por una acción multilateral.

Pero, ¿cuáles países se sumarían a una acción militar contra Venezuela, apoyada por EEUU? No me atrevo a mencionar uno solo, ni siquiera a Brasil o Argentina, que a pesar de los deseos que pudieran tener Temer y Macri, son tales sus problemas internos que una desesperada acción de esa naturaleza podría significar que perdieran el poder.

Como pueden deducir, en estas condiciones no es viable ninguna intervención militar. Pero no desmayarán en seguir desarrollando una política de cerco y de aislamiento a Venezuela, de impulsar acciones que desestabilicen su gobierno, como las que intenta la oposición localmente. De allí la importancia de la movilización del chavismo, de reforzar las estructuras organizativas y su capacidad combativa.

-A la declaración de Ernesto Samper, de Unasur, según las cuales las elecciones son la mejor salida a la situación política del país, de alguna manera el presidente Maduro respondió positivamente el pasado domingo. Resta ahora la opinión de Tibisay Lucena.

-“Las transnacionales petroleras, como siempre hemos sostenido, acechan al país en dificultades, presionan, tienen agentes insospechados que actúan bajo los más variados argumentos, con los mas sofisticados contratos y propuestas de auxilio, para arrebatarnos lo más preciado que nos legó el comandante Chávez, nuestros recursos, el petróleo, nuestra soberanía, la Patria”, escribió hace poco Rafael Ramírez en Panorama.

Al menos una pregunta le haría: si nos puede dar alguna pista de esos “agentes insospechados” de las transnacionales petroleras que actúan en Venezuela. La última vez que lo vi, cuando vino a defenderse de las ataques que le hicieron en la Asamblea Nacional, me advirtió sobre las maniobras de las petroleras: “Debes estar pendiente”.

—-

Terrorismo

Maryclén Stelling| Imposible permanecer impasible ante lo que sucede en el país preso de las pasiones políticas, del odio y el revanchismo en detrimento de la razón, la paz y la convivencia en democracia. Asistimos a un país desgarrado y sujeto a la confrontación a “muerte” que se libra en diferentes frentes de batalla. Nuevamente se impone una fuerte presión polarizante que pretende arrojarnos a los extremos radicalizados, por lo demás, política y socialmente legitimados por la propia coyuntura bélica.

Ante los llamados a “la guerra” en sus diversos frentes de batalla -transmediático, político, poderes públicos- se incorpora la calle, en tanto poderoso ámbito confrontacional, justificado e impulsado por el fundamentalismo político de sectores fascistas radicales de derecha. La memoria histórica nos retrotrae al abril de 2002 y cuesta admitir que se pretenda reeditar… con todas sus consecuencias nacionales e internacionales.

Se apuesta al triunfo de la violencia y la perpetuación del terrorismo en todas sus manifestaciones, catalizando sentimientos de miedo y terror en la ciudadanía desprotegida. Con fines políticos, se impone la acción criminal perpetrada por la vía del terror, la violencia y la intimidación. Bajo el lema “heroica batalla pacífica” contra un “régimen dictatorial”, se consagra como arma de guerra el uso político de la muerte y, sin medir consecuencias, se desata una campaña terrorista.

El terrorismo por las redes, suerte de asedio moral, acosa en sus espacios privados a la ciudadanía democrática obligada a mantenerse informada, conminada moralmente a no hacerse eco de rumores y democráticamente comprometida a derrotar esta modalidad bélica. El terrorismo psicológico inocula terror y odio en sus peores expresiones, además de promover comportamientos destructivos. La política vandálica entra a los templos de la mano de causas ajenas a la religión. Se construye un lenguaje seudodemocrático que reivindica la destrucción, la violencia, la muerte…

Ante el recrudecimiento del fundamentalismo político, el terrorismo en sus diversas expresiones se apodera de los espacios públicos con fines cortoplacistas de destruir y aniquilar al adversario. Mientras que en el mediano y largo plazo la intención es desplazar el diálogo, la convivencia y la paz; suplantar el disenso y aniquilar los valores de una sociedad democrática.

¡A derrotar el terrorismo!

Además:

La oposición busca calendario electoral

La socióloga e investigadora de la comunicación Maryclen Stelling estima que se está prestigiando la vía confrontaciones y no la del diálogo, con actividades a sus manera cada bando. “La decisión de la oposición es la calle, quizás es un acto desesperado. Ya los líderes políticos hablan del 2018 de elecciones pero calendario como tal a ofrecido el CNE”.

Asegura que el presidente Maduro ha estado dando vistas de unas elecciones regionales el año que viene. “Coloca en otro poder la decisión de otro poder la responsabilidad, pero es una puerta que se está abriendo, y la presión internacional es fuerte”, dijo durante su participación en el programa ” A Tiempo” que transmite Unión Radio y IVC.

“Solo con palabras, ofertas y promesas no se baja la tensión, solo bajaría si el CNE ofrece un calendario electoral que ya aparentemente no será para el 2017 sino para el 2018, serian válvulas de escape. El Gobierno debería buscar válvulas de escape para esta olla de presión que se está convirtiendo Venezuela en este momento”.

“El país está en ebullición, es un país vivo que sufre, que se lanza a las calles y defiende sus derechos. Aquí hay una confrontación desde que Chávez llegó al poder que ha tenido etapas de convivencia, etapas fuertes como el abril del 2002”.

—-

José Vicente Rangel:  Orquesta plan desde Dominicana

El periodista y exvicepresidente José Vicente Rangel, afirmó que desde República Dominicana se orquesta un plan que estimula la desestabilización en Venezuela.

“Se vienen realizando reuniones con cierta periodicidad de personajes opuestos al Gobierno venezolano en la cual se analizan planes para estimular la desestabilización del país. Se menciona a un general retirado y  que se reúne con funcionarios de la SIA, un personajes de la televisión retirado y varios oficiales activos”, dijo en su programa “José Vicente Hoy” que transmite Televen.

Asimismo criticó la actitud de los más de 20 países que pidieron a la Organización de Estados Americanos (OEA), para aplicar la Carta  Democrática contra Venezuela. “(…) Esto le permite al inefable Almagro maniobrar a ese conjunto mafioso de figuras públicas y confirma una vez más la conjura que hay contra Venezuela. Cada día se hace más difícil la aplicación de este instrumento jurídico para Venezuela”, dijo.

Rangel afirmó que la oposición venezolana “no acepta su debilidad y pérdida del poder de  convocatoria, así quedó demostrado el sábado 1 de abril en la manifestación que la MUD convocó para protestar contra la decisión del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) (…)”.

Señaló que los voceros de la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV). “Cada día que pasa aumentar las diferencias entre la iglesia católica venezolano y el papa Francisco, ya que tanto Urosa como Porras persisten en su llamado a desconocer el hilo constitucional que se vive en Venezuela”, puntualizó.

 

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*