Díaz Rangel: Las municipales/ José Vicente: La fuerza de la revolución

Eleazar Díaz Rangel-ÚN|

Esta semana debieran comenzar sus respectivas campañas los candidatos y candidatas, grupos de partidos, las diversas alianzas, con miras a las 335 elecciones del 7 de diciembre para escoger 2.459 miembros de los concejos municipales, a los cuales aspiran 53.735 candidatos, muchos de ellos postulados por alguno de los 21 partidos nacionales, 29 regionales, 69 entidades indígenas, y 1.704 nominales.

Estamos en presencia de un proceso donde es de desear sean postulados venezolanos que reúnan los méritos para representar a sus respectivas ciudades y otras localidades, las cuales se supone, conocen bien, de manera que estén en capacidad de plantear sus problemas y llevar eventuales soluciones. Por eso, con suficientes razones, se afirma que son los funcionarios electos mas cercanos a la gente. Ni el Presidente de la República, ni los gobernadores, ni los diputados, nacionales y estadales, y ni siquiera los alcaldes, se supone, conocen mejor a sus electores como los concejales. Allí radica uno de los factores de la importancia de estas próximas elecciones.Resultado de imagen para venezuela elecciones municipales

No obstante su importancia y trascendencia, existen dos sombras que pueden afectarlas y estimular a muchos a dejar de participar. La primera de ellas es la posición que por razones políticas han asumido sectores de la oposición que tratan de invalidarlas con el pretexto de que la composición del CNE no garantiza el equilibrio y la imparcialidad para organizar y dirigir ningún proceso electoral.

Cabe preguntarles, si eso fuera cierto, ¿cómo se explica la elección de los diputados a la Asamblea Nacional que en 2015 ganó esa misma oposición con amplia mayoría? Oposición que cuestiona al poder electoral, el mismo que organizó y dirigió las elecciones que ganaron y que organiza las de diciembre. E igualmente, ¿cómo se explica que en las elecciones de gobernadores, cinco candidatos opositores fueron inicialmente electos? Y como no tengo a la mano las cifras de las decenas de alcaldes opositores no ofrezco tales ejemplos, pero fue ese mismo CNE el que los proclamó como autoridades.

De manera que no tienen ninguna razón válida para llamar a no votar. Es una posición política, que muchos de sus cuadros medios desatendieron y han sido postulados en diversas alianzas y que solo la pueden enfrentar con éxito, los sectores de oposición que intervienen en las elecciones.

La otra razón es de mayor complejidad. Se trata de los efectos negativos que pueden incidir en muchos venezolanos la situación económica familiar que están viviendo por el alza desmesurada e ininterrumpida de los precios de alimentos, medicinas y servicios, sin que vean la acción decidida y enérgica gubernamental poniendo un freno a esa situación, que incluya las respectivas sanciones a los culpables.

Todavía hay tiempo para atender esa angustiosa situación que trasciende los niveles populares, y que contribuya a impulsar el interés por los comicios municipales de diciembre.

Alí

Muy pocos venezolanos no sintieron la muerte de Ali Rodríguez Araque, uno de esos venezolanos integrales, que dejaron huellas por cada camino que recorrieron, tales fueron su honestidad, verticalidad, firmeza y lealtad durante toda su vida. Y entre las propuestas para mantener vigente su pensamiento, formulada por Diosdado Cabello, quiero sugerirles que tales encuentros lo comiencen con la discusión de su libro ”Antes de que se me olvide”, con prólogo de Hugo Chavez.

-La banca está buchona. Sus captaciones el año pasado fueron de 294.383 millones soberanos, mucho más, pero mucho más, que el año anterior, mientras la morosidad bajó a 0,64%. Los más gananciosos son el Venezuela, Banesco, Provincial, Mercantil y Bicentenario.
No recuerdo que haya pasado en otro país con un presidente recién electo, pero la última encuesta en Colombia, realizada cuando Iván Duque cumplía 100 días en el poder, reveló que solo el 27% apoyaba su gestión. Y un 65% la repudiaba, lo que muestra que millones de quienes votaron por él, ahora están en contra.

-Para sorpresa de muchos, el libro más vendido en la recién clausurada Feria, fue “Sardinas, para comerte mejor” del poeta Enrique Hernández de Jesús, que supongo tendrá el mismo éxito cuando lo lleven al interior. Pero igualmente les recomiendo “Bolívar Fábula de los fabuladores”, del mismo autor, en edición de lujo del CNE. Y a propósito, quedé corto con el medio millón de visitantes que le estimé a esa feria; fueron 647.000, 334% mas que la del año 2017. Ernesto Villegas debe estar contento con el equipo organizador, y con la escogencia del casco histórico.

-Perú está batiendo records mundiales en corrupción presidencial. Cinco expresidentes están presos, enjuiciados o buscados por haberse enriquecido ilícitamente. El último es Alan García, escondido en la embajada de Uruguay. Los peruanos piden que no les den asilo a un malhechor como ese. Confían en que el presidente Tabaré les escuche.

-Oportuno traer el comentario de Alan Feuer, del New York Times, quien adelantó que el juicio contra ¿El Chavo?, un testigo calificado propuesto por la acusación (EEUU), reveló que al presidente Peña Nieto le pagaron seis millones de dólares para comprar su tolerancia y complicidad.Y mirando más lejos, hay problemas entre la Unión Europea e Italia, pues desde Bruselas han pretendido imponerle un presupuesto, y en el Congreso, en Roma, han encontrado una resistencia unánime. A la UE no le queda otro recurso que sancionar a Italia.

-Y entre tanto, siguen las tensiones entre la UE y Estados Unidos, por sus sanciones a Irán y a Rusia, y si miramos a otro lado, está la guerra comercial de EEUU con China.


La fuerza de la revolución

José Vicente Rangel.
1 ¿Por qué se mantiene en pie el proceso revolucionario que se inicia en Venezuela –por la vía del voto popular–, con el ascenso al poder de Hugo Chávez en el año 1.999? En casi 20 años de ejercicio continuado, en medio de todo tipo de dificultades, del acecho de múltiples enemigos y en un contexto de debilidades económicas e institucionales, el proceso bolivariano ha logrado sobrevivir, e, inclusive, plasmar logros impresionantes en materia social y de participación ciudadana. Un proceso que ha sabido hacer frente a las múltiples agresiones de los gobiernos norteamericanos, a las conspiraciones internas apoyadas por los organismos de inteligencia internacionales, a la conjura de factores internos, tanto la vieja partidocracia como el sector empresarial, y que, igualmente, desafió una cúpula militar pentagonizada que operaba como escudo de un oprobioso sistema económico-político, sin duda responde a las características un hecho histórico proveniente de su estrecha relación con los ciudadanos.
2 Otro proceso no hubiera soportado el feroz ataque del enemigo –o de los enemigos. En la región el caso solo es comparable al de la Revolución Cubana, que pudo encarar, exitosamente, el desafío de poderosos intereses. La revolución bolivariana hasta ahora lo ha conseguido pasando por las pruebas más exigentes. Ejemplo: el golpe del 11 de abril de 2002, liderizado por el gobierno norteamericano, que contó con el apoyo de la cúpula militar de la época, de signo puntofijista, que controlaba a la Fuerza Armada a través de la Misión Militar de USA, instalada en el propio Fuerte Tiuna; la huelga que paralizó la industria petrolera y afectó severamente sus instalaciones; las acciones terroristas contra instalaciones públicas y misiones diplomáticas; las guarimbas que mantuvieron en estado de zozobra a la colectividad nacional, y el más reciente evento terrorista, preparado con amplia colaboración de gobiernos extranjeros. Me refiero al magnicidio en grado de frustración contra el presidente Nicolás Maduro, y, prácticamente, contra toda la dirección política del Estado y el Alto Mando de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana.
3 ¿Por qué ha salido airoso el proceso revolucionario, su gobierno, ante semejantes desafíos? ¿Cuál es la razón de que hasta ahora haya sorteado el peligro y derrotado a los inspiradores? ¿Por qué la crisis económica y la guerra desatada por el bloqueo que desata el costo de la vida y priva a los ciudadanos de recursos vitales, no ha desencadenado una protesta popular, una insurrección nacional? ¿Cuál es el motivo por el que la mala situación económica, la escasez, la inflación desbordada, no se convierten en rechazo electoral y en beneficio para la oposición cada día más disminuida?
4 ¿Qué determina que los propios errores del proceso, aquellos en los que incurren sus dirigentes no repercutan negativamente como suele ocurrir en otros países? ¿Que lo inmuniza? ¿Acaso las banales explicaciones de los adversarios que achacan el fenómeno, al ventajismo oficial, y a otros tantos argumentos con igual formato? Los que quieran engañarse con este tipo de explicación balurda, que lo hagan. Pero creo que la explicación está en esta frase de André Malraux: “La esperanza es la fuerza de la revolución”. No son las armas, ni los recursos financieros, ni las lucubraciones teóricas, ni las maquinarias. Es la esperanza lo que despierta en el ser humano la voluntad de cambiar el sentido de la vida, el reencuentro con la realización plena de las aspiraciones más elementales. Por eso la importancia de no defraudar que corresponde al liderazgo. De alentar –incurriendo en torpes errores– la frustración del ser humano y acabar con la esperanza que, como dice el refrán popular, es lo último que se pierde…
Contrastes

En esta ilustración de 1903, Cipriano Castro es un ganso que es desplumado por Alemania y el Reino Unido, mientras el Tío Sam observa

Los contrastes en la manera de reaccionar ante “la planta insolente del extranjero”, son evidentes. Contraste entre la reacción de la nación venezolana, de su pueblo y de las figuras más representativas de la sociedad respecto al bloqueo de las potencias coloniales de que fue objeto Venezuela, a comienzos del siglo 20 –durante el gobierno de Cipriano Castro–, y la actitud que hoy mantienen dirigentes políticos connotados…

Nada más y nada menos que dos personajes emblemáticos de la época pusieron de lado sus diferencias políticas con el gobierno, el médico José Gregorio Hernández y el opositor impenitente, el “Mocho” Hernández –preso en el momento de los acontecimientos–, para repudiar la agresión y participar en una magna manifestación de cien mil personas, dispuestas a sacrificarse en defensa de la patria…
-Eleazar Días Rangel aludía en su columna dominical (ver más arriba), a lo sucedido y lo comparaba con lo que hoy ocurre. Al contraste deprimente entre una oposición reblandecida, postrada ahora ante la “planta insolente”, y la digna actitud en el pasado de los Hernández –y de miles y miles de venezolanos dispuestos a todo– para defender la patria…  ¿Qué ha pasado? ¿Cómo explicar tan notable diferencia?…- ¿Qué resorte ético y moral se relajó para que ese sector nacional, coludido con poderes internacionales, haya llegado a los extremos deplorables que hoy exhibe? Habrá que investigar a fondo a la hora de fijar responsabilidades a fondo…
Mister Trump se pasea por el mundo como un guapo de barrio. Arrogante. Despreciativo. Ofendiendo a diestra y siniestra. Por igual insulta a gobernantes de otras naciones. A instituciones religiones. A organizaciones políticas y sociales, mientras California es devorada por el fuego…
El objetivo de sus descargas consiste en atemorizar a presuntos o reales adversarios. Pero entre éstos los hay que sucumben ante la agresión del supremo policía del mundo y los hay que reaccionan con dignidad. En todo caso, la línea adoptada por el huésped de la Casa Blanca tiene efectos que se vuelven en contra del personaje. Comenzando por el creciente repudio que genera su actitud, su lenguaje escatológico, su concepción cloacal de la política, entre sus compatriotas. Al extremo de que ha logrado la hazaña de dividir, tajantemente, a los norteamericanos, como lo revela la elección de mitad de período del Congreso…
Ciudadanos de a pie
En el programa de televisión (Canal 8), “Como ustedes pueden ver”, de los Robertos, se hacía una observación a la que atribuyo absoluta pertinencia. Se trata de la denuncia sobre el tratamiento de los problemas que encaran los ciudadanos de a pie. Que tienen que ver, particularmente, con la especulación y el costo de vida. Está claro para todos que los mecanismos creados por ley para hacer frente a la dramática situación, generada por la guerra económica, han fracasado. Que, pese a los esfuerzos del gobierno, la situación de indefensión de la gente sigue vivita y coleando…
– Hay que reconocerlo, y el primero que tiene que hacerlo es el propio gobierno. Ya no es que semanal, o mensualmente, los precios de los artículos de primera necesidad se disparan. Ahora es a diario, hora tras hora, lo cual genera un estado de desesperación en el pueblo que no encuentra qué hacer. Y lo más grave del problema es que la colectividad se siente desamparada por el gobierno, por las autoridades competentes…
– ¿Quién le pone el cascabel al gato? Tiene que ser el gobierno, todos los organismos de Estado: presidencia de la República, ministerios, Asamblea Constituyente, Gobernaciones, Alcaldías, FANB, etc. Todo el poder del Estado que, en forma rotunda, aplaste a las mafias, al Estado delincuente que se ha estructurado bajo el paraguas de la corrupción y la impunidad.
Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*