El recorrido del diálogo

Eleazar Díaz Rangel-ÚN|
Mas de 200 llamados y exhortaciones ha hecho el Presidente para que la oposición, o sectores de la misma, aceptaran reunirse con representantes del gobierno, y que igualmente se conviniera en buscar acuerdos en torno a seis puntos, cuatro de ellos propuestos por los opositores, y que la reunión se celebrara bajo la coordinación del Presidente dominicano, y con la presencia seis cancilleres (tres invitados por la oposición entre los de gobiernos poco amistosos con Venezuela) y de un expresidente español.

Sobre el desarrollo de las primeras reuniones en Santo Domingo se ha venido informando, con las limitaciones propias de encuentros privados, sin la presencia de los medios, y se tenía por segura para el pasado jueves 18 la que podría ser una última reunión donde se suscribirían partes de esos acuerdos. Pero se atravesaron poderosos factores y un pretexto.Resultado de imagen para dialogo oposicion rangel y chavez

Los primeros fueron las presiones desde Estados Unidos y seguramente de España y Colombia, cuyos gobiernos son los mas obsecuentes con las políticas de Washington hacia Venezuela. Poltica ésta que ha tenido otras dos expresiones, la ofensiva contra la petromoneda, y por la no participación de la oposición en las elecciones presidenciales. Y el pretexto lo encontraron aquí mismo, en unas supuestas reales declaraciones del ministro del Interior sobre lo localización de la”concha” donde estaba el grupo de terroristas.

Confiamos en que este último incidente será superado, que la cuestión será despejada, que se celebrará la reunión pendiente y se firmaran los acuerdos en torno a los cuales hubo algoi mas que coincidencia.

Cuando el 12 ó 13 de mayo de 2002 el presidente Hugo Chávez evaluaba con su vicepresidente ejecutivo José Vicente Rangel, los resultados de las tres primeras reuniones de la “Comisión Presidencial para promover y coordinar las mesas de diálogo nacionales”, creada a su iniciativa poco después de recuperar el poder luego del golpe de estado que lo alejó de la Presidencia por menos de 48 horas, no podía pensar que estos esfuerzos por un diálogo se prolongaría por tantos años y tenía que ser Nicolás Maduro quien continuara en esa búsqueda.

Resultado de imagen para dialogo oposicion rangel y chavezMas de 200 llamados y exhortaciones ha hecho el Presidente para que la oposición, o sectores de la misma, aceptaran reunirse con representantes del gobierno, y que igualmente se conviniera en buscar acuerdos en torno a seis puntos, cuatro de ellos propuestos por los opositores, y que la reunión se celebrara bajo la coordinación del Presidente dominicano, y con la presencia seis cancilleres (tres invitados por la oposición entre los de gobiernos poco amistosos con Venezuela) y de un expresidente español.

Sobre el desarrollo de las primeras reuniones en Santo Domingo se ha venido informando, con las limitaciones propias de encuentros privados, sin la presencia de los medios, y se tenía por segura para el pasado jueves 18 la que podría ser una última reunión donde se suscribirían partes de esos acuerdos. Pero se atravesaron poderosos factores y un pretexto.

Los primeros fueron las presiones desde Estados Unidos y seguramente de España y Colombia, cuyos gobiernos son los mas obsecuentes con las políticas de Washington hacia Venezuela. Poltica ésta que ha tenido otras dos expresiones, la ofensiva contra la petromoneda, y por la no participación de la oposición en las elecciones presidenciales. Y el pretexto lo encontraron aquí mismo, en unas supuestas reales declaraciones del ministro del Interior sobre lo localización de la”concha” donde estaba el grupo de terroristas.

Confiamos en que este último incidente será superado, que la cuestión será despejada, que se celebrará la reunión pendiente y se firmaran los acuerdos en torno a los cuales hubo algoi mas que coincidencia.


Legitimar la paz y  rehumanizar al adversario

Resultado de imagen para dialogo oposicion gobierno venezuelaMaryclen Stelling|Es momento de reflexionar con responsabilidad y desapasionadamente en torno al proceso de deshumanización que, gradualmente, se ha ido insertando en la sociedad venezolana. Pretendemos dialogar, cuando somos aparentemente incapaces de calcular los altísimos costos de la violencia y del fuerte resentimiento que corroe la convivencia. Pretendemos alcanzar la paz, cuando la violencia ha sido legitimada por la sociedad y se la emplea para obtener beneficios y objetivos específicos, sin medir las consecuencias.

Se instaura al uso de la violencia tanto directa como estructural y cultural hacia otros seres humanos, contra ese adversario político convertido en enemigo a eliminar. Somos víctimas y cómplices de la violencia estructural, aquella que se instala y contagia la estructura social, política, económica… Participamos de la violencia cultural simbólica, invisible, profundamente arraigada, que legitima las dos anteriores y se expresa a través de nuestro comportamiento y lenguaje, según el espacio político donde nos ubiquemos. Violencia que incide sobre la forma como nos aproximamos al otro, nos acercamos o alejamos del adversario y como percibimos el dolor ajeno.

Una sociedad que se construye y sostiene en torno a la violencia en tanto realidad y espectáculo, donde las relaciones de fuerza y poder son las que definen la legitimidad o ilegitimidad de medios y fines, supuestamente “justos” para el logro de objetivos políticos.Resultado de imagen para dialogo oposicion gobierno venezuela chavez

Cual puerto inseguro, arribamos al proceso de legitimación de la violencia como forma de solucionar los conflictos; a la justificación de medios y fines como vía para la construcción de “un mundo mejor” y a la deshumanización. En una suerte de “equilibrada” y pautada no-convivencia, llegamos a la construcción del enemigo no-humano, suerte de criatura subhumana, despojada de sus cualidades humanas, a quien se relaciona y distingue con cosas, animales y sentimientos negativos, que facilitan y justifican acciones violentas en su contra.

Se produce la transformación discursiva del enemigo absoluto, sujeto con el que no se dialoga; al contrario, se lo elimina dado el peligro que supone para la sociedad venezolana, confrontada en dos bandos irreconciliables, expresión de la concepción de la política como guerra. Proceso en el que juegan papel importante el discurso político, medios y narrativas transmediáticas.

Es momento de legitimar la paz y tiempo de la rehumanización del adversario.

 

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*