Díaz Rangel: La mayor amenaza- El 10 de enero/ Stelling: Ruptura o reencuentro. / Britto García: El parto de los montes

La mayor amenaza

Eleazar Díaz Rangel-ÚN|

Esto puede ser verdad: “La mayor amenaza sobre la seguridad de los venezolanos y venezolanas es sin lugar a dudas el bloqueo criminal impuesto desde Washington”. Ese bloqueo incluye el más antiguo, como es el cierre del suministro a Venezuela de equipos de armamentos de todo tipo, al que Washington estaba obligado por contratos firmados; el cerco económico, especialmente el de alimentos, medicinas, equipos médicos y repuestos de todo tipo; el financiero que nos impide recibir o extraer divisas; el de orden mediático, para ocultar lo bueno y exaltar la mentira; el sicológico que crea incertidumbres y confusión; y el cerco diplomático que tiene su epicentro en Lima.

}Y podemos añadir las acciones terroristas, que seguirán repitiéndose y demandan una mayor vigilancia de los organismos de inteligencia, civil y militar. Y sin embargo, afirmo que puede ser verdad esa declaración de la Cancillería. ¿Por qué? Porque en la misma declaración de la Cancillería denuncia “los intentos de la élite supremacista que controla la Casa Blanca de Estados Unidos de promover un golpe de Estado en Venezuela”, que esa conspiración la encabeza John Bolton, “…que intenta imponerle por la fuerza al pueblo venezolano un gobierno títere….”

Pero hay algo más. Según un despacho de la agencia AP del sábado 12, el secretario de Estado Mike Pompeo, en su viaje a Abu Dabi, después de hablar con Guaidó, declaró que “El gobierno de Estados Unidos continuará utilizando todo el peso de la economía y diplomacia estadounidense para presionar por la restauración de la democracia en Venezuela”, y agregó que los hechos que ocurrían en Venezuela eran “increíblemente importantes”; por supuesto, le creyó el cuento a Guaidó que iba a ser Presidente.

Lo más grave es que esas acciones contra Venezuela se apoyan en la política del presidente Donald Trump de desestabilizar el gobierno venezolano para provocar su desplazamiento, y en tal sentido hay que tener presentes las amenazas que el propio Presidente ha hecho de utilizar la invasión militar como mecanismo para obtener sus objetivos. Allí está la mayor amenaza. Seguramente, solo espera el visto bueno de otros presidentes de la región, además de Brasil y Colombia. Y ahora es oportuno cerrar este comentario con la declaración de la Cancillería: “Venezuela utilizará todo su Poder Político, Moral y Constitucional para derrotar la agresión imperialista en todas sus formas”.

El pasado 10 de enero

Hoy es 13 de enero y no ha ocurrido nada de lo difundido en las redes sociales y la oleada de rumores sobre lo que sucedería el jueves 10, colapso social, cierre de negocios, los escasos intentos de montar guarimbas no pudieron desarrollarse, y la hecatombe diplomática que esperaban, parece contenida con el ultimatum que les dio el gobierno venezolano a los países del grupo de Lima en respuesta a su insolente declaración contra nuestro país, y que encontró reacciones positivas de cuatro países que desconocieron parcialmente el acuerdo de Lima.

No puede escaparse una referencia a la representación de la comunidad internacional en el acto de juramentación, 94 países estuvieron presentes, la mayoría representaciones de las Embajadas, y entre tantas adhesiones y muestras de solidaridad, destaca la de Moscú, que advirtió a Estados Unidos ante cualquier amenaza militar a Venezuela, hecho que no había sucedido antes.

Pero seguramente el epicentro del 10 de enero fue el discurso del presidente Maduro, que dicho dirigido al escenario de invitados oficiales, como representantes de organizaciones políticas, sindicales y sociales, y que remató con su exposición ante los embajadores, por la documentada referencia que hizo sobre la situación en Venezuela, se supone que hoy en el exterior estarán mejor informados, pese a la opacidad de las noticias de agencias y corresponsales.

De manera que por donde se vea, los hechos del 10 de enero fueron la negación de lo que esperaban algunos gobiernos y sectores de la oposición, casi todos orientados desde Washington.

Vean hasta donde llega la cúpula de la Iglesia católica en Venezuela, en nada se diferencia su posición de la que han emitido los partidos de derecha, según los cuales el gobierno del presidente Maduro es ilegítimo desde el 10 de enero; a los obispos solo les faltó anunciar que no lo reconocerán. Enfrentada a esa posición está la del Papa Francisco que hace poco desde el Vaticano se pronunció por vías pacíficas paraLa Conferencia Episcopal venezolana pidió suspender las elecciones superar la crisis en Venezuela, y abogó a favor del diálogo y “porque se encuentren vías institucionales, a fin de ofrecer a todo un pueblo un horizonte de esperanza y de paz”.

El movimiento de protesta francés de los chalecos amarillos pretende ser controlado por la ultraderecha francesa, según se ha denunciado. E igualmente analistas de ese país hay quienes consideran que el desarrollo de sus acciones, que empieza a extenderse a otros países, es una demostración de rechazo a todos los partidos y a la democracia.
¿De dónde sacaría The Washington Post, reproducido por la agencia Reuter, que el ministro Vladimir Padrino López había pedido la renuncia al presidente Maduro? Pero, ni una palabra para rectificar y ofrecer excusas a sus lectores.

Sobre Cuba

Cuba está celebrando los 60 años de la revolución, que estrenará una Constitución el 24 de febrero cuando sea sometida a referendo, y entre sus celebraciones incluye los 60 de la fundación de la agencia de noticias Prensa latina, que ha jugado un importante papel en el conocimiento de un proceso tan atacado desde EEUU y otros países.

Conocido el proyecto de Constitución de Cuba que será sometido a referéndum el próximo 24 de febrero, vean como quedó la versión final del artículo referido al matrimonio, que, según la versión original es la unión entre dos personas, pero 195 mil votaron que debía ser la unión entre un hombre y una mujer. Esta es la versión a ser votada: “Artículo 82. El matrimonio es una institución social y jurídica. Es una de las formas de organización de las familias. Se funda en el libre consentimiento y en la igualdad de derechos, obligaciones y capacidad legal de los cónyuges.

La ley determina la forma en que se constituye y sus efectos.

¿Punto de ruptura?

Maryclen Stelling|

Resultado de imagen para punto de rupturaEn el panorama mundial resalta la fuerte repercusión que ha tenido la toma de posesión de Nicolás Maduro. Instancias internacionales, políticos, analistas, medios y redes concuerdan en plantear la investidura para el período de Gobierno 2019-2025 como un hito crítico para Venezuela, la región y el mundo.

Por su resonancia geopolítica, diplomática, comunicacional y hasta religiosa se constituye sin lugar a dudas en un punto de inflexión de carácter mundial. ¿Por qué será?

Sobre el tapete la legalidad y legitimidad de Maduro. Ciertas instancias internacionales, jugando a tribunal supremo y universal de justicia, cuestionan la “ilegítima” juramentación, conminan a la realización de nuevas elecciones presidenciales y advierten que “tomarán “medidas adecuadas” condicionadas al deterioro de la situación. Riposta Maduro y asevera “Tenemos una legitimidad poderosa, histórica, pero además tenemos una legitimidad concreta de votos”.

En el plano interno, sectores de oposición concuerdan con los alegatos de inconstitucionalidad, ilegalidad, e ilegitimidad del acto y no reconocen a Maduro. Se impone un fatalismo que acrecienta expectativas y apuestas por un cambio, venga de donde venga. Deslegitimada en sus decisiones y acciones, lentamente emergerá un nuevo espacio oposicionista crítico, dialogante y negociador. El chavismo -fortalecido en torno a la figura “legal y legítima” del recién juramentado Maduro, se debatirá entre el apoyo irrestricto versus la vigilancia crítica y la negociación.

De agudizarse la crisis económica, se agravarán los conflictos y la confrontación interna. Paralelamente recrudecerá la guerra político-mediática de relatos. Narrativas que servirán para expiar las propias culpas y responsabilidades ante la crisis; asimismo para atacar al adversario, magnificar triunfos y derrotas; imaginar nuevos mundos posibles afines a las parcialidades políticas. Se diluirán razonamientos y argumentaciones frente a las narrativas de conveniencia política. Suerte de banalización transmedia, efímera y fragmentada de la nueva realidad política. Desde los relatos transmedias, se instalará la producción de sentido que promoverá un chavismo “borracho de triunfo” y una emergente oposición en la búsqueda de su propia identidad y espacio político.

Indudablemente nos encontramos en una etapa decisiva que amerita del concurso de todas y todos.

Ruptura o reencuentro.

El parto de los montes

Luis Britto García|
El parto de los montes, un ridículo ratón. (Horacio)Los presidentes de los 13 países del Cartel de Lima que firmaron la declaración contra Venezuela sueñan inquietos que invaden Caracas a la cabeza de sus aguerridos ejércitos para repartirse el país que la oposición ha conquistado para entregárselos. Los dirigentes de los doscientos grupos de la Oposición no duermen esperando el amanecer del día excelso en el cual recibirán el poder de las manos del Presidente Donald Trump en su calidad de jefe supremo de la intervención humanitaria del South Command.

Los altos mandos del Comando Sur no pegan un ojo esperando el arranque del gran ejercicio militar con efectivos de 25 países, entre otros Francia y Reino Unido, con el cual invadirán Venezuela y la sembrarán de bases militares una vez que los paramilitares hayan dominado a los nativos y liquidado a los bolivarianos.

La noche en blanco pasan los 734 mercenarios paramilitares acampados en la región colombiana de Tona esperando la orden del presidente Duque para el atentado de falsa bandera que les entregará en bandeja de plata el Golfo de Venezuela, las reservas petrolíferas del Zulia, y la Cordillera de los Andes, gracias a la intervención mesiánica de Jair Bolsonaro al mando de las fuerzas de la base militar que Estados Unidos proyecta instalar en Brasil. No pega un ojo Bolsonaro en plegaria con sus camisas negras Guerreros de Dios a la espera de apoderarse de la Amazonia Venezolana más las centrales hidroeléctricas de El Guri y Camatagua más el Arco Minero más la franja Bituminosa más todo lo que haya, que les serán cedidos por los gremios empresariales.

En vigilia se pasan la noche predestinada los dirigentes de los gremios empresariales, afinando planes para subastar empresas básicas, eliminar estabilidad laboral y prestaciones sociales, privatizar salud, educación y seguridad social y los ríos y las lagunas y las aguas y las lluvias y cuanto sea privatizable nada más le entreguen el poder los militares que ya tenía juramentados un coronel retirado que parece que habla muchas pendejadas cuando bebe. En un botiquín de Turgua es localizado el coronel retirado que explica que lo que él esperaba era que le pusiera el poder en las manos el gran alzamiento colectivo de las masas venezolanas.

Una vez más se quedan todos con los crespos hechos por estar esperando cada uno que el otro le haga su tarea. Ya ni en ellos mismos creen.

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*