Díaz Rangel: ¿Cuándo aparecerá la Gaceta?/ Stelling: ¿Quién podrá defendernos?/ Haddad: Maltratados/ Curcio: Dólarblue

¿Cuándo aparecerá la Gaceta Oficial?

Eleazar Díaz Rangel|

Pocas veces se ha esperado tanto la Gaceta Oficial como ahora, en el sector empresarial, y entre empleados y obreros, en las grandes, medianas y pequeñas empresas, tal es la incertidumbre generada por el conjunto de medidas adoptadas por el alto gobierno para recuperar la economía, pero que ha dejado tantos aspectos sin las debidas, necesarias y oportunas explicaciones.

Hasta el ministro de Defensa Padrino López debió reconocer que todavía no pueden estimar las aumentos de la escala salarial en la FANB sin los datos adicionales que faltan Y si usted recorre el centro de Caracas, El Silencio, la avenida San Martin, observará como permanecen cerrados la mayoría de los pequeños negocios, precisamente por esa incertidumbre que existe. Y por supuesto, esta situación no es única en esos sectores, debe encontrarse en Catia, Antímano, Petare, etc, y en muchas ciudades del interior.

Es comprensible, si estamos en un momento de transición, como creo que estamos viviendo, ante la complejidad de medidas dictadas, es lógico que exista esa confusión, pero trascurridas dos semanas desde que están vigentes, se supone ha sido tiempo suficiente para despejar muchas de esas dudas.

Las existen en torno a los sueldos y salarios, las incidencias de los mismos, el cálculo de guardias, días libres, vacaciones, todo lo cual ha provocado despidos y rumores de reducción de personal en muchas empresas. Y quizás no tienen tantos efectos en el caso de los precios, porque pese a que muchos productos regulados han desaparecido, como es el caso de la carne que no se consigue desde el mismo día que se anunció su nuevo precio, la activa vigilancia de organismos del Estado, como del pueblo organizado, han tenido capacidad de enfrentar muchos casos de incremento y de acaparamiento.

Termino reiterando la necesidad de que en Gaceta Oficial aparezcan decretos, resoluciones, etc, con las informaciones que despejen las dudas que persisten y crean tanta confusión e incertidumbre en demasiados venezolanos.

¿Quién podrá defendernos?

Maryclen Stelling|

Se está viviendo en el país un momento político complicado y muy pasional, fuertemente condimentado con el reciente programa de recuperación económica nacional, emprendido por el Gobierno.

El programa económico, rápidamente calificado de “paquetazo” por analistas de oposición, pasa inmediatamente a formar parte de los temas predominantes en la agenda político-mediática, conjuntamente con el movimiento migratorio, calificado, por esos mismos sectores, de éxodo y diáspora.

En medio de amenazas de invasión, embargos, ejercicios militares en la región, o una supuesta “ayuda humanitaria”, la propaganda se constituye en el arma estratégica y operacional dominante, característica de una guerra psicológica. De manera tal que se fortalece y reactiva este campo de batalla, donde se somete a la población a fuertes presiones y a un desgaste emocional. Estrategia que, en el caso venezolano, tiene como sustrato objetivo la actual crisis multidimensional, terreno fértil para convertir la información en una campaña de terrorismo mediático.Resultado de imagen para venezuela paquetazo

La guerra psicológica atenta contra el pensamiento reflexivo, la capacidad de interpretar y procesar la información, impidiendo cualquier posibilidad de perspectiva crítica. Sutil e imperceptible, persigue la exacerbación de temores y miedos específicos en torno a temas y hechos particulares. Sentimientos que se incorporan a la cotidianidad, como verdad indubitable e incuestionable.

Este tipo de guerra se sustenta en la sobreabundancia de la información y el bombardeo de imágenes y sonidos, tal como ocurre con el fenómeno migratorio y el programa económico. Diariamente medios y redes informan sobre el proceso migratorio, datos numéricos, penurias, problemas de integración y conflictos generados con la población local. Compitiendo en centralidad se incorpora el “Programa de recuperación económica”. En torno al cual se ha impuesto una lectura conspirativa de medidas y planes, con el objetivo de generar rechazo automático, minar la credibilidad y destruir cualquier atisbo de legitimidad, sin descartar los sectores afectos al Gobierno.

Sometidos a una frenética campaña informativa, producto de un contubernio entre medios nacionales e internacionales, la confrontación ha cobrado una importante víctima, la verdad.

Los venezolanos maltratados

Beltrán Haddad|

Se ha desatado una discriminación contra los venezolanos que por una u otra razón decidieron irse del país y establecerse en otras ciudades de América y de Europa. Unos se han ido a Estados Unidos y España, pero los que escogieron buscar “mejor vida” en Colombia, Perú, Ecuador y Brasil han padecido vejaciones, maltratos, explotación laboral y persecuciones. Es un maltrato que los venezolanos nunca nos imaginamos, sobre todo en tres países a los que Venezuela, aparte de históricamente adherirse y participar activamente en las luchas por su independencia y soberanía, les ha brindado a sus nacionales solidaridad humana, hospitalidad sin reproche y todas las posibilidades de bienestar económico y espiritual cuando por aquí pasan o deciden quedarse para convivir con los venezolanos. De nuestro buen trato no hay dudas, sin chovinismo.

El extraño fenómeno migratorio de algunos conterráneos no tiene precedentes ni justificación alguna. El venezolano quizá sea en el mundo el menos inmigrante, a no ser por razón de exilio político o por aquella vetusta y reprochable pena de extrañamiento del país, ya derogada. Hoy, esos venezolanos que buscan “paraísos” inexistentes son las víctimas de la perversa intención política de desprestigiar la imagen de Venezuela con la mentada “crisis humanitaria”, o de un autoengaño en que cayeron los incautos o tontos que imitaron a cierta clase media de jóvenes con recursos y tendencias pitiyankis a querer vivir allá; me refiero a éstos, los imitadores, que afectaron por un estúpido esnobismo su modo de vida propio de venezolano. Es cierto, el país sufre una crisis, ya sabemos las causas económicas y sus motivaciones políticas, pero la gente no se está muriendo de hambre.

Lo lastimoso y reprochable del maltrato a los venezolanos en estos países de oligarquías ranciosas y de gobiernos traidores y de derecha, como el de Ecuador, es que se pretenda no solo vejar y humillar, sino condenarlos a vivir en una especie de gran “apartheid” que los excluya del concepto de ciudadanía, como lo hace la Unión Europea con los inmigrantes que por suerte no mueran ahogados en el mediterráneo. La misión “Vuelta a la Patria” frente a esos países de gobiernos que desnaturalizan el “ius migrandi” y el derecho a la dignidad del ser humano, ha sido la respuesta oportuna de una revolución que no se deja intimidar con nadie, menos con el llamado “Grupo de Lima”.

DólarblueResultado de imagen para dolarblue

Pasqualina Curcio|

.- 1 Equivalente al dolartoday, el blue, marca los precios en la economía argentina. Nació en 2011 cuando, durante el gobierno de Cristina Kirchner, comenzó a regir el control cambiario.

2 Similar al comportamiento del dolartoday, cada vez que se celebraban comicios, el blue variaba más rápido y la brecha entre éste y el tipo de cambio oficial se hacía más grande.

3 La primera medida que tomó Mauricio Macri fue levantar el cepo (control) cambiario. Lo hizo en diciembre de 2015. Desde ese día, en cualquier banco o casa de cambio se pueden transar libremente los pesos argentinos por divisas.

4 Aseguraban los expertos que al liberar el mercado cambiario desaparecería el dolarblue. Argumentaban que ya no se justificaría un mercado paralelo de divisas y, por lo tanto, tampoco su marcador en páginas web. Daban la vida por el argumento de que el valor del peso lograría su equilibrio en el “libre” mercado.

5 Dos años y medio después de levantar el cepo, el dolarblue se mantiene. No solo marcando los precios internos de la economía, sino además, el precio del peso argentino en el “libre mercado”, el cual se ha depreciado 113% desde enero de 2016.

6 Ambos, el dolarblue y el tipo de cambio del “libre” mercado, suben tomados de la mano: varía uno de ellos, e inmediatamente después varía el otro. La gran pregunta es ¿cuál de los dos varía primero, cuál hala al otro, y por lo tanto, cuál está marcando el valor del peso?

7 Hemos aplicado el test de causalidad de Granger, herramienta estadística que permite medir cuál indicador varía primero. Resultó que desde el 04-01-2016, hasta el 27-08-2018, con una probabilidad de 84,85%, primero aumenta el dolarblue, y luego el del “libre mercado”.

8 Las expectativas de depreciación, manipuladas a través de supuestas cotizaciones en portales web, inciden en el “libre” mercado de divisas, haciendo que éste se ancle al del portal.

9 Equivalente al dolartoday, el blue, es un arma imperial. La más poderosa de las armas no convencionales por sus efectos sobre la inflación. Ha sido usada a lo largo de la historia (Chile 1973, Nicaragua 1988, Argentina 1991, Ecuador 2000, Zimbabwe 2008) con objetivos distintos: o para derrocar gobiernos socialistas, o para dolarizar economías, o ambos.

10 Al parecer, Mauricio Macri no es socialista.

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*